Titular noticias

No hay Justicia Social sin Justicia Climática


Preguntas y respuestas con el asesor climático de Fairtrade sobre nuestra misión para abordar el cambio climático

¿Cómo construimos un futuro planetario que sea inclusivo, equitativo y ecológico? ¿Cómo podemos asegurarnos de que los gobiernos, los líderes mundiales, los capitanes de la industria y los consumidores actúen sobre la justicia climática y social en igual medida? ¿Y cómo contribuye Fairtrade a un mañana más verde? Con la 26ª Conferencia de las Partes sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP26) a solo unos meses de distancia, estas son las preguntas que mantienen despierto por la noche al Asesor Principal de Clima y Medioambiente de Fairtrade International, Juan Pablo Solís. Y la búsqueda de respuestas concretas es lo que impulsa su trabajo diario en la organización internacional.


 

Solís, nacido en Costa Rica, llegó a Fairtrade a principios de 2021, trayendo consigo una gran experiencia en economía ecológica y desarrollo sostenible, que abarca sistemas alimentarios sostenibles, microfinanzas, agricultura sostenible, cambio climático, género, eficiencia energética, gestión forestal y agrosilvicultura. Ahora, su objetivo es garantizar que los pequeños productores tengan voz en la mesa de negociaciones climáticas cuando se trata de garantizar su futuro sostenible, sus medios de vida y su supervivencia.

“La conversación sobre el clima debe reconocer las desigualdades que existen entre quienes están en primera línea y quienes tienen el privilegio de acceder a una amplia variedad de opciones en resiliencia”, explica el Sr. Solís. “La filosofía de Comercio Justo es parte de la solución, y es nuestro deber defender el caso y explicar por qué pensamos eso”.

Mientras la comunidad internacional se prepara para la COP26, hablamos con Juan Pablo Solís sobre cómo Fairtrade es una parte clave de la solución climática, que cierra la enorme brecha entre la justicia social y la crisis climática global.

Fairtrade International: Cuando hablamos del movimiento Fairtrade, pensamos en la justicia social y los derechos de los trabajadores. Pero no solemos pensar en Fairtrade como un actor fundamental en el espacio climático. ¿Cómo está abordando la organización la urgencia de la crisis climática y cómo esta crisis se está desarrollando en los espacios agrícolas de todo el mundo?

Juan Pablo Solís: Nuestros estándares han prestado especial atención durante mucho tiempo a las prohibiciones de prácticas insostenibles como el uso inadecuado de pesticidas o la ausencia de transgénicos. Mientras tanto, el equipo de Estándares Fairtrade ha implementado su estrategia ambiental desde 2010 y nuestro Estándar Climático Fairtrade se estableció en 2015. Por lo tanto, los derechos ambientales y el cambio climático han sido parte de nuestra misión desde el principio. Pero ahora existe una necesidad creciente de que seamos más audaces y hablemos más sobre el papel de Fairtrade en la promoción de la justicia climática.

De hecho, lo que estamos viendo que es nuevo en la crisis climática global es la gravedad y la imprevisibilidad de la crisis en sí. Si algo nos ha enseñado la pandemia de COVID-19 es la importancia de reconciliar nuestra relación con la naturaleza. Por nuestra parte, hemos visto la creciente fragilidad y vulnerabilidad de muchos pequeños productores, desde Honduras hasta Indonesia, que enfrentan desafíos sin precedentes debido a este clima que cambia rápidamente.

Es por eso que nuestra estrategia de cinco años está incorporando claramente la resiliencia climática como un elemento central. El movimiento Fairtrade sabe que estaremos lejos de lograr la justicia social si no somos ágiles al abordar también los problemas ambientales y climáticos. No puede haber justicia social sin derechos ambientales. Todos necesitamos un planeta saludable para prosperar. Este no es un problema del "norte global" o del "sur global". Es global y es urgente.

FI: Cuando hablamos de agricultura y medioambiente, pensamos en monocultivos a gran escala que tienen impactos negativos sobre el clima, los bosques y la biodiversidad. Pero los pequeños productores y los agricultores independientes se encuentran entre los afectados dramáticamente por el cambio climático. ¿Qué necesitan saber y buscar los consumidores para comprar de forma más inteligente y ecológica?

JPS: Todas las mañanas nos levantamos y preparamos una taza de café o calentamos agua para preparar el té; preparamos nuestros desayunos con frutas tropicales como la banana. Y durante el día disfrutamos de dulces como bombones. Pero a pesar de nuestra familiaridad con estos productos, no nos hacemos preguntas clave: ¿cómo se produjeron? ¿Cómo se negociaron? Y, quizás lo más importante, ¿cuál es la huella ambiental de mis elecciones alimentarias?

El cambio de uso de la tierra, incluida la agricultura, es responsable de un tercio de nuestras emisiones globales. Y una parte importante de eso se debe a la conversión de tierras silvestres en tierras de cultivo y al uso excesivo de insumos sintéticos, como fertilizantes y herbicidas. No obstante, tenemos que diferenciar entre las granjas agrícolas intensivas y a gran escala, como las que producen soja en la Amazonía, de los agricultores organizados a pequeña escala que producen cacao en África occidental. A mi modo de ver, es injusto agrupar a esos productores de soja en el mismo cubo con los productores de cacao porque el contexto importa. Las decisiones que toman los productores se definen por el tipo de información a la que pueden acceder, los incentivos que reciben y, a largo plazo, el conjunto de opciones entre las que pueden elegir. Un productor que no se gana la vida tiene menos probabilidades de priorizar las acciones climáticas porque la seguridad alimentaria puede ser lo primero.

Y eso es con lo que se compromete Fairtrade. Pero no podemos hacerlo solos. Los consumidores también deben aumentar su conciencia y ser más enfáticos sobre las realidades de donde provienen sus alimentos para que podamos lograr la equidad social y climática global.

FI: ¿Por qué el movimiento climático necesita Fairtrade?

JPS: Las voces de los pequeños agricultores son fundamentales para resolver la crisis climática global. Es por eso que el movimiento Fairtrade está pidiendo a la comunidad internacional que escuche esas voces y es por eso que estamos exigiendo espacios que incluyan las realidades de los pequeños productores en el juego político climático.

Como en muchas luchas por cuestiones de derechos humanos, la conversación sobre el clima debe reconocer las desigualdades que existen entre los que están en primera línea, como los productores de Comercio Justo Fairtrade y los pequeños agricultores, y los que tienen el privilegio de acceder a una amplia variedad de opciones en cuanto a resiliencia. Hacemos un llamamiento a un impulso global para mover la agenda de no dañar a hacer más, invertir más y trabajar más duro para revertir y mitigar en términos de igualdad. En mi opinión, la filosofía del Comercio Justo es parte de la solución, y es nuestro deber defender el caso y explicar por qué pensamos eso.

FI: En noviembre, los líderes mundiales se reunirán, virtualmente y en persona, en Glasgow, Escocia, para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26). ¿Qué podemos esperar de Fairtrade en este importante evento y cómo visualiza el papel de Fairtrade en la COP26?

JPS: En general, nuestro enfoque está diseñado para amplificar las voces de los productores. Hay muchos aspectos en la agenda de la CMNUCC, como el debate actual sobre cadenas de valor libres de deforestación o la idoneidad de la financiación climática para satisfacer las necesidades de los pequeños productores y aumentar su resiliencia, que son fundamentales para ellos. Creemos que el Comercio Justo es una parte clave de la solución y deben estar representados.

Fairtrade International y CLAC, la Red de Productores que representa a América Latina y el Caribe, son observadores admitidos y asistentes regulares a las Conferencias de la CMNUCC. En el pasado, hemos tomado una posición pública sólida en apoyo de los pequeños agricultores y pedimos que el comercio internacional se dicte en términos más justos para las personas y el planeta, junto con varios actores dentro del Comercio Justo en su conjunto.

FI: ¿Hay algún documental sobre el clima o el medioambiente que crea que cualquier persona interesada en este tema debería tener en su lista de visitas obligadas?

JPS: La toma de decisiones se trata de información. También se trata de las alternativas que se nos presentan y esas alternativas están influenciadas por nuestros sentimientos. Me gusta practicar la escucha empática tanto como sea posible: escuchar y comprender las realidades desde diferentes ángulos (desde los puntos de vista tanto de consumidores como de productores). Esto es lo que me ayuda a aclarar mis ideas. La empatía es una excelente manera de ser más consciente del clima. Y aunque mi recomendación no es un documental o una película, puedo decir que What is Empathy and why is so different than Sympathy? and Els Dragt’s A Vision on Empathyme ayudan a reafirmar mi práctica.

Obtenga más información sobre las políticas climáticas y la acción climática de Fairtrade aquí.

Últimas noticias