Titular noticias
Más de 50 organizaciones de pequeños productores de Comercio Justo en América Latina y el Caribe han recibido apoyo para la compra de alimentos a través del Fondo de Alivio de CLAC-Fairtrade, que ha contado con financiamiento de la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos de Suiza (SECO).


2020 será conocido para siempre como el año de COVID-19, lo que hizo que fuera tentador dejar de lado otros temas críticos, como el cambio climático. Sin embargo, en un esfuerzo por impulsar el progreso, los líderes mundiales del gobierno, las empresas y la sociedad civil hablaron virtualmente en la Cumbre de Ambición Climática 2020. La cumbre se centró en el quinto aniversario del Acuerdo de París, ofreciendo una plataforma para renovar compromisos e inspirar acciones.


América Latina fue una de las regiones más afectadas por la pandemia Covid-19, con más de 8,8 millones de casos y más de 325.000 muertes a mediados de septiembre. El envejecimiento de la población en muchas áreas rurales, combinado con las restricciones de movimiento y transporte, hizo la vida especialmente difícil para muchos productores y trabajadores de bajos ingresos. Pero, dice Basilio Almonte, Coordinador de Cacao de la Coordinadora de Pequeños Productores y Trabajadores Fairtrade (CLAC) de América Latina y el Caribe, sin el apoyo de Fairtrade habría sido mucho peor.


 

Junto con los pequeños productores de todo el mundo, los productores de cacao de África occidental se vieron afectados por la pandemia. Los bloqueos causaron problemas de transporte y los trabajadores no pudieron viajar. Los envíos de exportación se retrasaron y, como resultado, se cancelaron algunos contratos. Al mismo tiempo, las precauciones adicionales de salud y seguridad se han acumulado en costes adicionales. Para Fairtrade Africa (FTA), la pandemia significó el cese de las visitas de campo y la introducción de la formación a distancia.


Organizaciones de pequeños(as) productores(as) y trabajadores(as) de Comercio Justo de 17 países han recibido apoyo para enfrentar la pandemia del COVID-19 a través del Fondo de Alivio creado por CLAC y Fairtrade.

Más del 70 por ciento de los fondos aprobados se han utilizado para financiar costos de producción aumentados o para implementar protocolos de bioseguridad.