Titular noticias

Una nueva investigación muestra que la certificación Fairtrade mejora el nivel de vida de los productores de cacao


Una nueva investigación sobre el nivel de vida de las familias productoras de cacao muestra que, en promedio, Fairtrade aumenta en un 9% el gasto de los productores en los productos básicos del hogar más allá de la necesidad de alimentos. Para los hogares que viven por debajo de la línea de pobreza internacional de $ 3.20 al día [1], esta cifra aumenta hasta el 14%, lo que significa más dinero en los bolsillos de los productores de Comercio Justo Fairtrade para gastar como ellos elijan.


El estudio de 2021, "Efectos del Comercio Justo en la seguridad alimentaria y el nivel de vida de los hogares agrícolas: conocimientos de Costa de Marfil" de Isabel Knöβlsdorfer et al. de la Universidad de Goettingen y colaboradores, analizaron datos de 500 hogares productores de cacao de Costa de Marfil seleccionados al azar. Se dividieron equitativamente entre los miembros de cooperativas certificadas Fairtrade y las no certificadas Fairtrade.

Costa de Marfil es el mayor productor y comerciante mundial de cacao y, a pesar del amor mudial por el chocolate, este sector sigue siendo muy precario y teniendo muchas desigualdades. Los resultados mostraron que el cacao es claramente la fuente de ingresos más importante para la mayoría de los hogares encuestados, representando el 76% del ingreso total de los hogares en promedio.

El estudio adopta un enfoque novedoso, que analiza en qué gastan el dinero los hogares para evaluar el impacto de Fairtrade en los niveles de vida, no solo en el lado de los ingresos de los hogares. Según los datos, existen diferencias importantes en la forma en que los productores gastan sus ganancias de cacao, dependiendo de su nivel de ingresos. Los agricultores más pobres invierten en satisfacer necesidades básicas como vivienda y ropa. Los hogares más acomodados gastan más en educación y transporte.

Gracias a los ingresos más altos, los productores certificados Fairtrade gastan significativamente más (18%) en productos básicos no alimentarios para el hogar que aquellos que no están certificados Fairtrade. Invierten en educación para sus hijos (33% más), transporte (28% más) y ocio / socialización (12% más) que sus homólogos no Fairtrade, lo que indica una mejor calidad de vida. Esto se atribuye a precios y rendimientos más altos a través de un mejor acceso a insumos, tecnologías y capacitación agrícola a través de la certificación Fairtrade.

La investigación también muestra que los efectos positivos de la certificación Fairtrade no se ven influenciados por los productores que poseen otras certificaciones como UTZ o Rainforest Alliance.

Anne-Marie Yao, Gerente Regional de Cacao de Fairtrade África dijo: “Este estudio confirma que Fairtrade significa más dinero en los bolsillos de los productores de cacao certificados más pobres para gastar en lo esencial más allá de la necesidad diaria de alimentos. Ganar suficiente dinero para pagar la educación y la atención médica son cosas que todos damos por sentado, pero son cruciales para poder vivir con dignidad".

Los productores que se encuentran en las circunstancias más empobrecidas se benefician más de la certificación Fairtrade, según muestran los datos. Obtienen un 69% más de ingresos del cultivo de cacao que sus contrapartes no certificadas.

El estudio también revela una inversión en educación a nivel de los hogares significativamente mayor entre los productores de Comercio Justo Fairtrade. Este hallazgo se suma a la imagen de cómo Fairtrade contribuye a la educación de los niños y la asistencia a la escuela secundaria. Por ejemplo, los Criterios de Comercio Justo Fairtrade prohíben el trabajo infantil y brindan orientación sobre el establecimiento de sistemas para monitorear y remediar situaciones en las que se identifica el trabajo infantil, mientras que las inversiones de la Prima de Comercio Justo Fairtrade pueden apoyar la sensibilización sobre los derechos de los niños y el pago de las tasas escolares o la renovación de edificios.

La certificación Fairtrade no influye en el gasto en alimentos, según el estudio. Los investigadores asocian esto primero con el hecho de que el cacao en África occidental es un cultivo comercial estacional con ingresos para los productores que ingresan dos veces al año y, a menudo, están controlados por hombres jefes de familia. Las mujeres son tradicionalmente responsables de comprar y preparar alimentos. Esto puede explicar por qué la mayor parte del dinero extra obtenido de los ingresos del cultivo del cacao tiende a gastarse en elementos básicos no alimentarios como educación, vivienda y socialización, que suelen elegir los hombres y son gastos menos frecuentes. Por otro lado, las actividades de las mujeres, como el cultivo de otros cultivos alimentarios para el consumo doméstico y la venta de algunos en el mercado local, cubren las necesidades alimentarias diarias de los hogares. Aún así, donde las mujeres son jefas de hogar y controlan los ingresos, los estudios de Comercio Justo muestran que se gasta más dinero en alimentos y nutrición.

Yao continuó: “Esto pone de relieve por qué la Escuela de Liderazgo de Mujeres de Comercio Justo Fairtrade en Costa de Marfil ha sido tan inspiradora para los participantes, y por qué estamos agregando un énfasis en la economía familiar con inclusión de género a nuestro apoyo a los productores de cacao, incluso a través de nuestro programa de cacao de África Occidental. Programa. La investigación demuestra por qué es necesario hacer más para desafiar la brecha de género, permitiendo a las mujeres tener una participación más equitativa en las decisiones del hogar y tener éxito en sus propios términos".

Las cooperativas mejor organizadas son más beneficiosas para todos los productores con y sin certificación, pero el efecto neto de la certificación es mayor en las cooperativas menos acomodadas. El impacto positivo de Fairtrade en los rendimientos es mayor en estas cooperativas. Mientras tanto, otra investigación externa basada en el mismo conjunto de datos, realizada por Jorge Sellare, muestra que Fairtrade conduce a rendimientos de cacao significativamente más altos (aumenta en un 13% hasta un 21%, dependiendo del tipo de cooperativa). Esto se traduce en más ingresos y un 18% más de nivel de vida para los productores de cacao.

Fairtrade está publicando la investigación como parte de su campaña mundial de cacao "Bitter Sweet" que se está llevando a cabo a cabo del 1 al 7 de julio y culmina en el Día Mundial del Chocolate.

Últimas noticias