Titular noticias

Día Mundial de la Infancia; Invertir en nuestro futuro significa invertir en nuestros niños


Cada año, el 20 de noviembre marca el Día Mundial de la Infancia, un día reservado para reinventar un futuro mejor para todos los niñ@s con el objetivo universal de mejorar el bienestar y la seguridad de los niñ@s en todo el mundo. También es una oportunidad para la reflexión. Estamos haciendo lo suficiente? Anita Sheth, Asesora Senior de Cumplimiento y Desarrollo Social de Fairtrade International, celebra la ocasión al considerar el papel de nuestro sistema de certificación basado en estándares y mira hacia adelante a lo que tiene que cambiar, y cambiar rápidamente, si vamos a construir una empresa más justa y segura; y un futuro más sostenible para la próxima generación.


Los acontecimientos actuales hacen que muchos de nosotros reflexionemos sobre nuestras prioridades y valores. En mi puesto en Fairtrade International, paso gran parte de mi tiempo hablando y trabajando con grupos para promover y asegurar los derechos de los grupos vulnerables. Está claro que cuando hablamos de futuro, no podemos seguir haciéndolo sin dar a los niños y jóvenes un lugar central en la mesa y hablar con ellos y escucharlos: especialmente cuando hablamos del futuro de la alimentación.

No siempre está claro, para quienes están fuera del sistema, qué papel juega Fairtrade en la protección de los grupos vulnerables en el entorno de los productores: especialmente cuando se trata de trabajo infantil. Los sistemas de certificación voluntarios basados ​​en estándares, en pocas palabras, confirman el cumplimiento de los indicadores que se han establecido a través de procesos de consulta pública que involucran a partes interesadas clave. Fairtrade confía en FLOCERT, una organización independiente y acreditada por ISO, para auditar a las organizaciones de productores y comerciantes según nuestros estándares. Sin embargo, como reforzamos constantemente en nuestras comunicaciones, cuando una organización de productores aprueba la certificación, no garantiza la ausencia de trabajo infantil. Simplemente significa que en el momento de la auditoría, no se encontraron desconformidades con los Criterios Fairtrade.

Cuando se descubren incumplimientos a través de una auditoría, la certificación puede suspenderse, sujeta a acciones correctivas. Si la acción correctiva no se toma satisfactoriamente, la organización certificada quedará sin certificación y se le prohibirá vender o comerciar en términos de Comercio Justo Fairtrade. A lo largo de los años, FLOCERT ha suspendido o descertificado a varias organizaciones por el uso de trabajo infantil. De hecho, en algunos países, FLOCERT fue el primero en identificar las peores formas incondicionales de trabajo infantil en la producción de productos clave.

Entonces, dado que no hay garantía, ¿puede la certificación voluntaria basada en estándares realmente desempeñar un papel en la protección de niños y jóvenes de la explotación, el abuso y la negligencia? ¿Pueden los niños y los jóvenes realmente tener voz en su propio bienestar y protección?

Mi respuesta a ambas preguntas es: sí.

En las experiencias de Fairtrade, hemos aprendido que la forma en que se aborda el problema del trabajo infantil es fundamental. Fairtrade adopta un enfoque basado en los derechos y centrado en la comunidad porque aumenta en gran medida la probabilidad de que las comunidades se apropien del problema, en lugar de que las prácticas nocivas se lleven a otros lugares. Tomamos acciones en múltiples frentes: estableciendo estándares sólidos, fortaleciendo las auditorías, liderando el impulso por ingresos para la vida, capacitando a las organizaciones de productores y desarrollando programas específicos con organizaciones asociadas.

Dos componentes clave del modelo Fairtrade influyen directamente en la capacidad de las comunidades de productores para abordar el trabajo infantil. En primer lugar, el requisito de que los pequeños productores se organicen en cooperativas democráticas crea un entorno acelerador para que un gran número de productores se mueva colectivamente hacia el cumplimiento, especialmente cuando las inspecciones laborales del gobierno son escasas o las leyes locales son débiles o inexistentes. En segundo lugar, la Prima de Comercio Justo Fairtrade, que se paga además del Precio Mínimo de Comercio Justo Fairtrade, se puede invertir en el desarrollo de proyectos comunitarios, como la construcción de escuelas y guarderías o el suministro de bicicletas para que los niños puedan viajar más fácilmente y asistir a escuelas distantes, todos los cuales, se ha demostrado que desempeñan un papel en la reducción de la prevalencia del trabajo infantil. Otras organizaciones de productores optan por establecer sistemas, en asociación con ONG y actores de la cadena de suministro, para encontrar, corregir y prevenir la explotación laboral.

En Belice, India, Filipinas, Fiji, Ghana, Costa de Marfil, Madagascar y Kenia, las organizaciones de productores han utilizado partes de su Prima Fairtrade para comenzar la implementación de los Sistemas de Monitoreo y Remediación Comunitarios Inclusivos Juveniles (YICBMR) de Fairtrade sobre el trabajo infantil. Las voces de los niños y los jóvenes son fundamentales para el éxito del sistema YICBMR. El establecimiento del sistema de seguimiento y respuesta incluye la creación de un comité de trabajo infantil, la contratación y capacitación de monitores de jóvenes (hombres y mujeres jóvenes de las comunidades objetivo) y la implementación de una política de protección y trabajo infantil. Sin embargo, debido a los costes de implementación, la ampliación total de programas como YICBMR está resultando difícil.

Y entonces está claro: si alguna vez vamos a hacer del mundo un lugar mejor para y con los niños y los jóvenes, tenemos que cambiar nuestros paradigmas para reconocer el valor de invertir en las voces de los jóvenes y de permitirles determinar su propio futuro. .

Fairtrade está haciendo precisamente eso en nuestra estrategia en el futuro. Nos hemos comprometido a alinear nuestras políticas y procesos con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos (UNGP) y a aumentar la participación y los impactos positivos para los grupos vulnerables, especialmente los niños y los jóvenes.

Creemos que la clave para abordar las causas fundamentales del trabajo infantil, la pobreza, la discriminación y otros abusos de los derechos humanos es un enfoque desde cero en el que los productores, las comunidades y los jóvenes con certificación Fairtrade, en particular, tomen la iniciativa en el desarrollo de objetivos y estrategias a través de diálogo y compromiso mutuo.

Con las voces de los jóvenes a la cabeza, creemos que se debe hacer más incidencia y presión para que los actores de la cadena de suministro contribuyan con recursos para detectar y responder al trabajo infantil en las cadenas de custodia compartida, incluida la creación de empleo juvenil decente y oportunidades comerciales. En colaboración, también debemos incluir a los jóvenes en el diseño de programas para crear prácticas inclusivas, en todos los aspectos de la ejecución de operaciones o negocios agrícolas rentables, para hacer que la agricultura sea viable, atractiva y segura para la próxima generación.

Pero antes de que podamos hacer algo de esto de manera responsable, debemos invertir ahora en crear conciencia y crear un entorno seguro y protector. Los niños y jóvenes que trabajan en los países productores deben aprender sobre la regulación del trabajo infantil, la remediación segura y la escolarización pertinente, a través de programas y capacitación de productores como YICBMR. Los niños y los jóvenes no deben ser vistos como objetos de los sistemas de vigilancia y respuesta al trabajo infantil, sino como partes interesadas que impulsan un cambio que es relevante y significativo para ellos.

La responsabilidad compartida para invertir en el futuro debe significar que los niños y los jóvenes, especialmente aquellos que ya están comprometidos con la producción de los alimentos que consumimos, tienen un papel clave que desempeñar para lograr que el comercio sea justo para esta generación y la siguiente.

Últimas noticias