Titular noticias

Actualización sobre los efectos del COVID-19 en América Latina y el Caribe


Madrid, 8 de julio de 2020 · Coordinadora Latinoamérica y del Caribe de Pequeños Productores y Trabajadores del Comercio Justo (CLAC)

La crisis económica generada por el coronavirus provocaría el cierre de más de 2,7 millones de empresas y la pérdida de unos 8,5 millones de puestos de trabajo en América Latina, según nuevas estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal). La mayoría de los negocios que cerrarán (cerca de 2,6 millones) serán microempresas, el sector más vulnerable de la cadena productiva de la región. Los sectores más impactados serán el comercio, los hoteles y restaurantes.

El continente americano es el epicentro de la pandemia del COVID-19. América Latina y el Caribe registraron más de 2.6 millones de casos de COVID-19, que representan cerca del 25% de los casos a nivel mundial, y más de 118 mil muertes hasta el 2 de Julio.

La Organización Panamericana de la Salud proyecta que bajo las condiciones actuales países como Chile y Colombia alcanzarán el pico de casos a la mitad de Julio, mientras que Argentina, Bolivia, Brasil, Perú, México, El Salvador, Guatemala, Honduras, y Panamá alcanzarán el pico de casos en agosto.

El aumento de casos de COVID-19 ha causado que algunos países como Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Panamá retrasen sus planes de reiniciar algunas actividades económicas e impongan nuevas cuarentenas o restricciones para prevenir mayores contagios. La mayoría de los países está focalizando las restricciones de movimiento a estados o municipalidades con el mayor número de casos. Los sistemas de salud están llegando y sobrepasando su capacidad en varios países de la región.

Más de 300 trabajadores de organizaciones de banana certificadas Comercio Justo se han contagiado de COVID-19 en Perú y Ecuador, registrando 15 personas fallecidas. El contagio pone a las organizaciones en una situación crítica porque deben seguir pagando el salario a los trabajadores enfermos y los que son puestos en cuarentena y contratar a otros trabajadores para mantener la producción.

Casos de COVID-19 también se han reportado en organizaciones en México, Guatemala, Chile, Colombia, República Dominicana, Brasil y Nicaragua. Las organizaciones productoras de banana son las que han sido más afectadas, pero hay casos reportados por organizaciones productoras de café, cacao, frutas frescas, vegetales y vino.

ACTUALIZACIÓN DEL FONDO DE AYUDA
CLAC ha recibido 226 solicitudes para el Fondo de Alivio de organizaciones que producen café, caña de azúcar, cacao, banana, vegetales, miel, hierbas y especies, uvas para vino y frutas frescas. La mayoría de las organizaciones han aplicado al Fondo para subsidio para costes de producción aumentados y el Fondo de subsidio para la implementación de protocolos de bioseguridad. Un total de 84 solicitudes han sido aprobadas para una inversión de $234.000 dólares. La lista de solicitudes aprobadas puede verse en este vínculo. Otras aplicaciones están en la fase de revisión inicial, en espera, han sido pre-aprobadas o han sido rechazadas (10%).

NEGOCIOS
Una segunda encuesta sobre el impacto del COVID-19 en las organizaciones certificadas Comercio Justo en América Latina y el Caribe se realizó en mayo. En esta ocasión, el 62% de las organizaciones reportaron una caída en las ventas, 22% una reducción en el precio del producto y 15% reportó la cancelación de contratos. Además, 41% reportaron pérdida de producto y 59% una reducción de la productividad debido a las medidas de distanciamiento social. Las restricciones del transporte continúan siendo uno de los principales desafíos para el acopio de los productos, las restricciones en los horarios de trabajo y la menor disponibilidad de transporte marítimo y aéreo también son algunos de los desafíos que enfrentan las organizaciones.

Las organizaciones continúan registrando un incremento en los costes de producción: 27% reportan un aumento en los costes de insumos y materiales; 23% detalló que debieron hacer compras de productos de higiene y desinfección para el personal; 18% reportó la compra de materiales e insumos para mantener el distanciamiento social; 18% reportó un aumento en los costes de transporte y 12% reportó un aumento en el coste de la mano de obra.

Además, 60% reportó restricciones de movilidad para los(as) trabajadores(as), lo que ha afectado la productividad de las organizaciones; 22% dijo tener trabajadores que forman parte de las poblaciones en riesgo (personas mayores de 60 años o con condiciones previas); y 6% reportó una reducción de personal o despidos en el mes de mayo.

Para enfrentar los efectos negativos de la pandemia, algunas organizaciones han reportado haber tomado una variedad de medidas: 8% dijo estar diversificando sus productos; 8% reportó haber mejorado las condiciones de venta (precio, pago, entrega, crédito); 10% dijo estar trabajando para aumentar las ventas a nivel local; 11% reportó el desarrollo de nuevas alianzas comerciales; y el 20% reportó un nuevo canal de ventas en línea o el aumento de las ventas por internet.

Últimas noticias