Titular noticias

Los riesgos del Covid19 que conducen a más niños al trabajo infantil


Madrid, 12 de junio de 2020 · Fairtrade Internacional

La crisis de COVID-19 es un desastre para millones de niños y niñas. En el Día Mundial contra el trabajo infantil, destacamos los riesgos para el bienestar de los niños y cuatro formas en que Fairtrade está respondiendo.

Las Naciones Unidas y las Organizaciones de Derechos del Niño están llamando a la pandemia COVID-19 un desastre para millones de niños. El cierre de escuelas, junto con los límites al trabajo migrante, significa que los niños y niñas son más vulnerables al trabajo infantil. Si los padres se infectan con el virus, los niños y jóvenes, especialmente las niñas, pueden terminar asumiendo mayores responsabilidades para la supervivencia de su familia.

Además, los bloqueos significan que el trabajo infantil no puede ser controlado. Algunas cooperativas de cacao certificadas Fairtrade en África occidental nos dicen que han denunciado casos de peores formas incondicionales de trabajo infantil en sus comunidades, pero que no pueden obtener el apoyo del gobierno o de especialistas para actuar. Cuando Fairtrade ha informado recientemente de casos de protección infantil, por ejemplo, en fincas cafeteras en Guatemala o en la producción de azúcar en India, el apoyo de las agencias nacionales de protección infantil ha sido lento o se ha detenido por completo.

La recesión económica significa más riesgo de trabajo infantil

Pero no son solo los impactos inmediatos. A más largo plazo, la recesión económica llevará a más personas a la pobreza y, como resultado probable, más niños al trabajo infantil. Ya se han hecho propuestas para reducir la edad laboral mínima para hacer frente a la escasez de mano de obra en el sector cafetero. Es probable que otros sectores y países sigan, revirtiendo las ganancias obtenidas con tanto esfuerzo. Las leyes más débiles y los presupuestos gubernamentales estirados generarán más trabajo infantil, especialmente en los sectores rural y agrícola.

Fairtrade responde a estos desafíos de cuatro maneras clave:

1. Información y sensibilización


Las redes de productores de Fairtrade están trabajando en estrecha colaboración con las organizaciones de productores para informarles sobre el vínculo entre el trabajo infantil y COVID-19 y para aumentar su conciencia sobre los riesgos. El documento de orientación COVID-19 de Fairtrade para productores incluye consejos sobre la protección de niños y adultos vulnerables. En África occidental, las cooperativas certificadas Fairtrade están utilizando centros de información comunitarios locales y de radio para sensibilizar a las comunidades sobre el mayor riesgo de trabajo infantil y lo que constituye un trabajo peligroso. En Sri Lanka y Filipinas, un concurso de dibujo infantil proporcionó a dos cooperativas la oportunidad de relacionarse con familias de productores y recordarles los riesgos de COVID-19.

2. Fondos para atender necesidades a corto y largo plazo

El nuevo Fondo de Ayuda al Productor de Fairtrade proporciona fondos vitales para que las organizaciones de productores de Fairtrade inviertan en la seguridad y los medios de vida de los productores y sus familias, por ejemplo, en el pago temporal de salarios para trabajadores suspendidos o atención médica de emergencia, lo que reduce el riesgo de que los niños tengan que trabajar para mantener sus familias.

Las organizaciones de productores también pueden usar la Prima Fairtrade de manera más flexible para las necesidades inmediatas relacionadas con COVID-19. Los paquetes de alimentos han sido particularmente vitales para las familias donde el almuerzo escolar era la comida del día de sus hijos.

Mirando hacia el futuro, un nuevo Fondo de Resistencia para Productores de Comercio Justo Fairtrade está destinado a apoyar intervenciones económicas a más largo plazo, incluidos programas a medida para abordar los riesgos de Derechos Humanos en las cadenas de valor.

3. Abordar las causas profundas: pobreza, explotación y discriminación

El trabajo infantil está impulsado por factores complejos interrelacionados de pobreza, explotación y discriminación. No es coincidencia, por ejemplo, que se estima que 2 millones de niños están en trabajo infantil en África occidental, donde muchos productores de cacao todavía ganan menos de $ 1.50 por día.

Fairtrade cree que la mejor manera de eliminar la pobreza extrema es pagar a los productores y trabajadores un precio justo por sus cultivos. Trabajamos para lograr ingresos decentes, por ejemplo, estableciendo ingresos y salarios de referencia, promoviendo acuerdos de negociación colectiva y protegiendo a los productores de las fluctuaciones del mercado a través del Precio Mínimo Fairtrade. Y las Normas de Comercio Justo prohíben todas las formas de violencia y discriminación.

4. Llamando a los gobiernos a actuar para salvaguardar a los vulnerables

Varias organizaciones de productores de Fairtrade han tomado medidas para combatir el trabajo infantil mediante la implementación del sistema de Monitoreo y Remediación Inclusivo para la Juventud de Fairtrade, que ha demostrado ser efectivo para empoderar a las comunidades para identificar casos de trabajo infantil y para aumentar la conciencia de los riesgos. Pero la falta actual de apoyo de los gobiernos o agencias expertas significa que muchas de estas organizaciones de productores ahora se sienten abandonadas e impotentes si encuentran un caso sospechoso de trabajo infantil. Buscan soluciones con urgencia y exhortan a sus gobiernos a que las apoyen.

Fairtrade está brindando orientación virtual y contactando a las ONG locales de derechos del niño para apoyar a los productores siempre que sea posible. Pero Fairtrade no puede resolver esto solo. No podemos reemplazar el papel de los gobiernos para responder y remediar los casos de trabajo infantil, especialmente las peores formas de trabajo infantil.

Fairtrade hace un llamamiento a los gobiernos, empresas y organismos internacionales para que inviertan más recursos y brinden formas seguras de proteger a los niños atrapados en el trabajo infantil. Que el Objetivo de Desarrollo Sostenible de terminar con el trabajo infantil para 2030 no se convierta en un sueño, todos debemos comprometernos a trabajar juntos para proteger a los niños y reconstruir una economía más sostenible, justa e inclusiva a raíz de COVID-19. Millones de niños y jóvenes confían en nosotros para actuar con decisión ahora.

Últimas noticias