Creemos que el comercio es un motor fundamental para la reducción de la pobreza y para lograr un desarrollo más sostenible. Sin embargo, esto sólo es posible si se maneja con el objetivo de lograr este propósito, con mayor justicia y transparencia de las que actualmente marca la norma.

Creemos que las personas pueden superar la desventaja y la marginalización si se les permite tomar control sobre sus trabajos y sus vidas, si están mejor organizadas, si se les proporcionan más recursos y apoyo y si tienen acceso a los principales mercados en condiciones de Comercio Justo.

También creemos que las personas, compañías y organizaciones de la sociedad civil en el mundo desarrollado apoyan esta forma de comercio, sobre todo cuando entienden cuáles son las necesidades de los productores y trabajadores en el Sur y qué oportunidades ofrece Fairtrade para cambiar y mejorar la situación.
 

Nuestro trabajo está impulsado por las decisiones de aprovisionamiento de las empresas, las decisiones de compra de consumidores informados y el deseo de las compañías de cumplir las expectativas de sus clientes. Ambas acciones son fundamentales para llevar a cabo campañas a favor de una reforma de las reglas del comercio internacional y la creación de un sistema económico más justo.
 


Llegamos a los consumidores y consumidoras vía campañas de información, pero sobre todo a través de todas las entidades que apoyan este objetivo.


Nuestra visión y misión tienen su reflejo en los valores que caracterizan nuestra forma de trabajar: