CACAO

Situación del mercado del cacao


Muchos pequeños productores no tienen ni idea del valor de sus productos, por lo que venden su cacao a un precio de mercado inferior. En más de 30 países en vías de desarrollo se cultiva cacao; 14 millones de personas se ganan la vida con su producción.

En numerosos países del África occidental y Latinoamérica, la producción de cacao es la fuente principal de ingresos de muchas familias

Por ejemplo, en Costa de Marfil o en Ghana, donde el 90% de las familias de campesinos dependen de la producción de cacao.

Cacao es la materia prima con mayor crecimiento en volumen de ventas certificadas desde su certificación en 1994. Desde Fairtrade estamos realizando grandes esfuerzos para afrontar los grandes retos de una producción sostenible para sus productores en el medio y largo plazo.

Mientras que el cultivo de cacao se encuentra principalmente en las regiones tropicales de los países del Sur, la mayor parte del procesamiento y el consumo de productos de cacao se dan en los países industrializados.

Acceso difícil a los mercados

Aproximadamente el 90% del cacao producido a nivel mundial proviene de empresas familiares que cultivan solo en pequeños campos de menos de cinco hectáreas. Solo el 5% de la producción de cacao se realiza en plantaciones con más de 40 hectáreas.

Muchos pequeños productores no tienen ni idea del valor de sus productos. Los intermediarios se aprovechan de esta situación y, a menudo, les ofrecen precios demasiado bajos que están por debajo del valor de mercado real.

Existen 263 Organizaciones certificadas en la producción de cacao, repartidas entre 22 países, de las que un 30% corresponden a pequeños productores, según el ultimo informe del 2017.

En Costa de Marfil y Ghana se localiza el 86% de la producción de Cacao Fairtrade, seguido de América Latina Perú y República Dominica los países con las tasas mas altas de producción en la región

La situación difícil del mercado del cacao y los ingresos tan bajos de los productores han provocado que el porcentaje de trabajo infantil y la esclavitud en África occidental hayan aumentado.

Los estándares Fairtrade condenan el trabajo infantil ilegal

Fairtrade ofrece la posibilidad a los productores de obtener un precio mínimo para su cacao, de modo que puedan mejorar su calidad de vida. Unos ingresos por unidad familiar sostenibles en el tiempo es la mejor forma de que las familias no dependan más de que sus hijos contribuyan a los ingresos de familiares.

Además, a las cooperativas de pequeños productores se les paga una Prima Fairtrade con el que se financian proyectos comunitarios. En 2017 hasta 44.4 Millones de dólares fueron repartidos entre los productores y trabajadores en concepto de prima Fairtrade. Esta prima es invertida de forma democrática entre los productores y trabajadores y en ocasiones invertida por ejemplo, la construcción de escuelas.

Consumo con responsabilidad

Eligiendo cacao Fairtrade puedes marcar una diferencia en la vida de sus productores.

Pobreza, desforestación, desigualdad de género, trabajo infantil y forzoso son los grandes problemas que afectan al sector.
Fairtrade esta ayudando para cambiar el negocio de la industria del cacao, cuando eliges cacao Fairtrade apoyas a generar este cambio.

Fairtrade consigue perspectivas para productores de cacao: las cooperativas certificadas reciben precios mínimos fijados. Gracias a estos, los campesinos obtienen una remuneración justa por su duro trabajo. Fairtrade dispone que, además del precio mínimo, siempre se otorgue una Prima Fairtrade. Los productores pueden emplear este dinero adicional para financiar proyectos comunitarios, como por ejemplo, la construcción de una escuela, la reorganización de los cultivos ecológicos o la inversión en infraestructuras.

👉Profundiza más en la materia prima de CACAO en la Web de Fairtrade Internacional

Cacao de Sierra Leona

Esperanza en una tierra maltratada

Ebrahim Koroma se ha sentado en un banco de madera en la sombra que su cabaña de barro le ofrece. El sol abrasador del mediodía en la zona de la selva tropical de la sureña Sierra Leona no permite trabajar a estas horas. Su camiseta gris está desgarrada, la piel oscura se estira como cuero fino sobre su cuerpo huesudo. Ebrahim Koroma, 51, es productor de cacao y vive en el pueblo de Potoru, al este del país. Su esperanza es que en el norte siga creciendo la demanda de este producto de pepitas marrones.

Supervivencia en la selva

Ebrahim Koroma perdió la esperanza en ocasiones. Sierra Leona estuvo sumergida durante once años, desde 1991 a 2002, en una de las guerras civiles más brutales de la historia del contiente negro. Cuando los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RFU) atacaron el pueblo de Koroma, cogieron a su hijo de 14 años, lo encerraron en una cabaña y le prendieron fuego. El padre se fue corriendo con su mujer y los otros tres hijos colina arriba hacia la selva. Durante la huida le dispararon en la pierna derecha y, desde entonces, cojea. La familia estuvo durante tres años en la selva, alimentándose de frutas, raíces y roedores, después decidieron ir hacia la capital Freetown, situada a unos escasos 500 kilómetros.

Regreso a los campos destrozados

Después de un año y medio, la familia volvió a su pueblo de origen con un par de cacerolas, un saco de arroz y 350 dólares americanos, gracias a la ayuda de un programa de la sociedad alemana para la cooperación técnica. Koroma encontró en un estado lamentable sus dos hectáreas de tierra para el cultivo de cacao, el terreno había ido cubriéndose de vegetación durante los años. "Esta guerra inútil ha destruido la existencia de los granjeros, sin embargo el cacao es nuestra única esperanza", dice Koroma.

Traducción al español dentro del proyecto Mondo Lingua para la traducción gratuita de páginas web para ONG y asociaciones sin ánimo de lucro. Proyecto dirigido por Mondo Services. Traductores: Sonia Candela y Alberto Cecilia.Actualidad