Titular noticias

Los cambios en las normas orgánicas de la UE amenazan los medios de vida de los productores


Madrid, 12 de febrero de 2020 · FAIRTRADE INTERNACIONAL

Las nuevas regulaciones orgánicas de la Unión Europea, que entrarán en vigencia en 2021, limitarán el tamaño de las organizaciones, forzando a los pequeños productores a reestructurar sus cooperativas y creando altos costes cuando ya están luchando para llegar a fin de mes. En Biofach, la feria orgánica más grande del mundo, Fairtrade hace un llamamiento urgente al Comisionado Europeo de Agricultura para que abandone estos cambios y en su lugar encuentre soluciones que no afecten negativamente a los pequeños productores y sus comunidades.


El nuevo Reglamento Orgánico de la UE incluye reglas para la certificación de productores orgánicos en una cooperativa o grupo de productores. Los cambios propuestos limitarán dichos grupos a 1000 miembros y el tamaño de la granja individual a cinco hectáreas.

Los productores de Comercio Justo han expresado su extrema preocupación por los cambios planeados. Cerca de la mitad de todos los productores Fairtrade también cultivan orgánicamente y alrededor de 100 organizaciones de pequeños productores Fairtrade, que representan a más de 400,000 pequeños productores se verán afectados debido a su tamaño. A nivel mundial, afectará a más de 2.6 millones de productores orgánicos, según el Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FiBL).

Poder agruparse en cooperativas o asociaciones más grandes les permite a los pequeños productores reducir costes, realizar inversiones conjuntas y, de manera crucial, negociar desde una posición que de otro modo estaría fuera de su alcance. Los cambios propuestos obligarían a las cooperativas certificadas Fairtrade y orgánicas a dividirse en grupos más pequeños, quitando su derecho a la autodeterminación y aumentando sus costes y papeleo. Además, corre el riesgo de convertirlos en entidades más débiles que lucharán para competir y sobrevivir en las cadenas de suministro mundiales.

El reglamento también requerirá que las organizaciones de productores que exportan o procesen su producto (por ejemplo, cooperativas de café que tuestan y exportan su propio café), establezcan una entidad separada para este propósito. Esto nuevamente crea costes y cargas adicionales para los productores, y evitará que muchos de ellos asciendan en la cadena de valor, lo cual es ampliamente reconocido como una forma crucial para que los pequeños productores salgan de la pobreza.

Para Abel Fernández, Gerente de Fairtrade y de CONACADO, una Organización orgánica certificada Fairtrade en la República Dominicana, los cambios propuestos son desastrosos. CONACADO reúne a más de 150 cooperativas de cacao, que representan a más de 10,000 pequeños productores. “Esta regulación de la UE es contra el desarrollo rural y contra la cooperación internacional. Limita las oportunidades de crecimiento para grupos desfavorecidos y para pequeños productores como nuestros miembros. También tiene el potencial de dañar o incluso destruir negocios existentes como el nuestro, ya que no podremos contener los costos adicionales y la burocracia”.

El CEO de Fairtrade International, Dario Soto Abril, dice: “La nueva regulación orgánica está completamente en desacuerdo con el autoproclamado compromiso de la UE con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU de acabar con la pobreza y promover la producción y el consumo sostenibles. Se corre el riesgo de hacer que la certificación orgánica sea demasiado costosa y complicada para los pequeños productores, excluyéndolos de los mercados europeos y las ventas que necesitan para alimentar a sus familias. Fairtrade hace un llamamiento urgente al Comisionado Wojciechowski para que abandone estos cambios y encuentre soluciones que funcionen para los millones de personas que dependen de la agricultura orgánica en pequeña escala para su sustento".

Si bien Fairtrade reconoce los desafíos de certificar grupos grandes, el camino a seguir debe ser desarrollar sistemas de aseguramiento más fuertes que puedan adaptarse a diferentes tamaños de grupos, en lugar de que los pequeños productores tengan que sufrir debido a las capacidades actuales de los organismos de aseguramiento orgánico.

Junto con el movimiento orgánico internacional, Fairtrade y sus organizaciones miembros están buscando discusiones urgentes con los Ministerios de Agricultura de los Estados miembros de la Unión Europea para encontrar soluciones viables para los pequeños productores y sus familias.

Fairtrade estará en la feria Biofach en Nuremberg, Alemania, del 12 al 15 de febrero. Conozca a los productores y al personal de Fairtrade en nuestro stand: Hall 7, stand 750.

Últimas noticias