Titular noticias

Detrás del pétalo


La desigualdad de género es a menudo visto como un asunto de las mujeres. ¡Falso! El género no es acerca de las mujeres - se trata de los equilibrios de poder entre hombres y mujeres, y  de relaciones libres de prejuicios. Lograr igualdad de género en la agricultura significa empoderar a los productores, trabajadores y sus empleados para construir comunidades donde todos se sienten valorados por igual.

Es un problema que no podemos darnos el lujo de ignorar, moral y económicamente. La Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas sugiere que 150 millones de personas podrían salir de la hambruna mediante la eliminación de las desigualdades de género en la agricultura. Hasta el 80% de los alimentos del mundo es producido por las mujeres. Lograr la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y las niñas es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados, y muchos de los otros objetivos incluyen la igualdad de género en sus objetivos.

La propia experiencia de Fairtrade nos muestra que no hay solución rápida a la discriminación y las barreras a las que se enfrentan las mujeres. Por ejemplo nuestra investigación sobre los cultivos de flores nos revela los profundos prejuicios en contra de las mujeres que trabajan al margen de esta industria altamente lucrativa. El uso generalizado del trabajo femenino ocasional aumenta el riesgo de violaciones de los derechos humanos, discriminación y acoso sexual. Los altos niveles de pobreza significan que las mujeres a menudo trabajan largas horas para poder alimentar a sus familias, dejando ínfimas oportunidades para que se puedan involucrar en el liderazgo y la toma de decisiones. El rápido crecimiento en el sector de las flores debería haber beneficiado a las mujeres, pues ellas constituyen la mayoría de los trabajadores, pero al mismo tiempo ha habido algunos avances, que no son para nada suficientes.
 
La Estrategia de género 2016-2020 recientemente publicada apoya firmemente el tema del Día Internacional de la Mujer 2016: "Planeta 50-50 en 2030:  Un paso para la Igualdad de Género". Nuestro objetivo es empoderar a las mujeres para que puedan participar en los roles que tradicionalmente se les ha sido negado, y así fortalecer su capacidad de influir y tratar con el poder negativo que es ejercido sobre ellas. Al mismo tiempo estamos desafiando a los gobiernos, ONGs y empresas para ayudar a resolver tres cuestiones generales si queremos hacer una realidad del Planeta 50-50:
 
I. Desmitificando el género

Recientemente he liderado una programa de sensibilización de género de una semana de duración para los gerentes y trabajadores de granjas y plantaciones en el este de África. Cuando discutíamos el concepto de violencia de género, se hizo evidente que todavía hay una gran falta de conocimiento sobre el género tanto por hombres como mujeres. Lo que más les sorprendió fue que los hombres también pueden ser víctimas de violencia de género. Hubo mucha confusión sobre lo que considera acoso o discriminación en el lugar de trabajo. Vi de primera mano la importancia de la desmitificación de género, abordando conceptos erróneos y formar a las personas con los conocimientos necesarios para actuar.

Como uno de los participantes, Serah, un director de formación en un cultivo de flores en Kenia apuntó que: "El taller fue una revelación para mí. Las definiciones de "género", "sexo", y "violencia de género" tienen mucho sentido. Me di cuenta de que tener sistemas en los cultivos de flores que atienden a las necesidades de las mujeres y de los hombres es muy importante. Ambos grupos deben tener una vía para poder expresar sus cuestiones relacionadas con el género ".

Me conmovió la forma abierta que los participantes tenían de compartir y aprender unos de otros, y su disposición a desafiar y cambiar sus situaciones.
 
II. Haciendo posible un ingreso equitativo para las mujeres

Las mujeres se han beneficiado de muchos proyectos financiados por la Prima Fairtrade - los productores obtienen dinero adicional para la venta de sus cosechas en términos de Comercio Justo. Sus vidas se han transformado mejorando el acceso a agua limpia y atención sanitaria, o dispositivos de ahorro de mano de obra como molinos de maíz. Pero es vital que las mujeres también reciban su parte justa de los ingresos por ventas. Asegurar la propiedad de los cultivos y la tierra de las mujeres supone un paso muy importante para ellas, pues así aumenta su capacidad de obtener aumentos en sus ingresos. Uno de estos proyectos está en marcha con productores Fairtrade en Kenia, donde el proyecto "Growing Women in Coffee" están involucrados hombres que transfieren su propiedad de cafetos a 150 mujeres productoras, lo que les permite a ellas tener un ingreso independiente.

 
III. Poniendo a los productores y trabajadores al frente y en el centro

Fairtrade por sí solo no puede revertir las generaciones de la desigualdad de género incrustada en muchas sociedades agrícolas. Es de vital importancia para los productores y los propios trabajadores que sean ellos mismos los que lideren el trabajo para abordar el problema, porque es sólo cuando tanto hombres como mujeres entiendan e identifiquen ellos mismos los problemas para comprometerse a superarlos. El cambio sólo se producirá cuando los líderes de las cooperativas y administradores de las plantaciones reconozcan el impacto que tienen sus políticas y procedimientos en hombres y mujeres. Fairtrade ha comenzado a ponerlo en práctica - por ejemplo, en Costa de Marfil, donde las mujeres productores de cacao, que hacen la mayor parte del trabajo, pero ven poco beneficio directo de las ventas, fueron apoyadas para hacer una película de gran alcance acerca de los desafíos diarios a los que se enfrenta.

Fairtrade es mucho más que una etiqueta en una tableta de chocolate o una taza de café. Detrás de ese logo existe toda una historia de empoderar a los productores y trabajadores en pequeña escala para que puedan tomar el control de sus propias vidas y su futuro. Es la historia de las mujeres que crecieron, recogiendo y embalando sus flores: las mujeres que - respaldadas por la correcta acción de gobiernos, empresas y consumidores - pueden ganar un ingreso decente y desarrollar todo su potencial como iguales.
 


Artículo de por Tstsi Choruma, Directora de Operaciones en Fairtrade África y Asesora Senior de Género
Una versión abreviada de este artículo apareció por primera vez en www.huffingtonpost.fr de marzo 8, 2016 y se reproduce con su amable permiso.

08/03/2016
Laura Perona
Últimas noticias